viernes, 9 de marzo de 2012

Ensayo # 2: "Los 39 Escalones" (1935)

En Los 39 escalones no nos encontramos solamente con una película de corte policial. Es también una puesta en escena de la lucha entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo moral y lo cuestionable, donde ninguno de los personajes está libre de culpa. El protagonista de esta cinta es Richard Hannay, canadiense, un personaje primeramente visto de espaldas y que se confunde con la multitud de la escena inicial, lo cual nos hace pensar que se trata de cualquiera. Lo cierto es que Hannay no tiene mayor atributo, aparte de ser el protagonista (Chabrol & Rohmer, 2010, p. 59) y estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. El haberse visto involucrado en lo que será la historia del filme deriva de una sola decisión: aceptar en su casa a Annabella Smith. Durante el resto de la trama veremos a Hannay interactuar con diversos personajes que alterarán el curso de las aventuras de nuestro protagonista. Es la intención de este ensayo exponer las relaciones entre los personajes que dan forma a esta historia.

El sujeto de este filme es sin duda Richard Hannay. Él se ve en una situación en la que no quiere estar y decide salir en la búsqueda de un objetivo: terminar la misión de Annabella y demostrar su inocencia en el asesinato de la agente Smith. Pero no podemos decir que Hannay sea inocente: fue su propia imprudencia, algo que parece ser un ímpetu por obtener algo de esta mujer, lo que lo condena a ser el protagonista de su propia persecución. Sin embargo, no debemos olvidar que, de entre las múltiples formas en que podría haber continuado esta historia, Hannay escoge enfrentarse a la gran empresa que tiene ante sí, aún sin saber exactamente en lo que está a punto de embarcarse.

Richard Hannay se ve obligado a dejar su apartamento después de ver morir a la agente Smith. Decide creer en las palabras de Annabella e ir en busca del lugar marcado en el mapa. Su objetivo no es otro que el de completar lo que ella inició, aunque sus motivaciones sean poco claras. Tal vez es miedo, probablemente sea culpa. Poco después del inicio de su aventura, Hannay se topa con un terrible descubrimiento: se le busca por el asesinato de la persona que justamente está tratando de ayudar. Encontramos el motivo hitchcockiano del falso culpable, que a su vez acrecienta el deseo del protagonista por llegar a su objetivo, pues el encontrarlo lo librará de tal acusación.

Una vez iniciada la travesía, Hannay se encuentra con personajes que serán ayudantes en su empresa. El primero de ellos es el lechero que llega a su edificio. Inicialmente se niega a ayudarle. No cree en lo que le dice, a pesar de ser la verdad, por ser una historia de carácter sumamente fantasioso. Al Hannay inventar una historia de lo más común, pero completamente falsa, el lechero decide ayudarle sin la menor queja. Este personaje, inicialmente un obstáculo, se convierte en el primer paso hacia la consecución del objetivo. Son ayudantes también la esposa del granjero, que le da el abrigo con el libro de himnos religiosos que eventualmente salvará su vida; y la pareja dueña del motel en la que Hannay se refugia junto con Pamela, la rubia que conoce en el tren.

Nos encontramos también con personajes que intentarán detener a nuestro protagonista. Aparte de los más evidentes, como lo son los pistoleros que esperan en frente de la acera del apartamento de Hannay y los policías que lo persiguen durante toda la película, tenemos al granjero, quien resulta curioso, pues intenta arruinar a nuestro héroe por razones completamente ajenas a la trama principal: el granjero cree que Hannay intenta seducir a su esposa. Tenemos además al Profesor Jordan, el principal detractor de nuestro protagonista, pues es él quien se ve perjudicado de ser conseguido el objetivo de Hannay. Es tanto el deseo de Jordan de detener a Richard Hannay que hasta intenta asesinarlo. Cabe mencionar también al inspector del pueblo donde reside Jordan, pues inicialmente parece ser un ayudante en la trama, cuando en realidad esta es su fachada mientras espera que lleguen refuerzos para lograr aprehender a Hannay.

El personaje de Pamela reviste particular importancia, pues en gran parte del filme no hace más que obstaculizar a Hannay. Desde el inicio, cuando nuestro héroe intenta besarla para huir de sus perseguidores, Pamela se niega a ayudarle, actitud perfectamente justificable al tratarse de un hombre misterioso en un tren, ¡que además acaba de intentar besarla! Esto se repite durante la reunión política, en la que Pamela lo hace arrestar. A través del desarrollo argumental, nuestra rubia actante se ve también involucrada en la aventura de Hannay. Finalmente, el escuchar hablar a los matones de Jordan con los dueños del motel hace que Pamela cambie de opinión, al darse cuenta que realmente Hannay no es un asesino. Y no solamente se percata de esto, sino que decide ayudarle. Se podría decir que es ella el personaje que más cambia a lo largo de la trama.

Al cumplirse el objetivo de nuestro personaje principal, quien se beneficia directamente no es otro más que el propio Hannay. Si bien, dentro de la misma realidad de la película, el acto de Richard favorece globalmente a su entorno, argumentalmente solamente nos interesa la realidad de nuestro protagonista. Es por él que tenemos una historia en primer lugar. Es además importante mencionar que la agente Smith es quien provee de propósito a Hannay, y puede ser considerada como el personaje destinador de la historia.


Bibliografía

Chabrol, C., & Rohmer, E. (2010). Hitchcock. Buenos Aires: Ediciones Manantial SRL.

Internet Movie Database. (s.f.). IMDb - The 39 Steps (1935). Recuperado el 8 de Marzo de 2012, de http://www.imdb.com/title/ tt0026029/

Fuente de Imágenes:

http://www.chasingthefrog.com/ClassicPosters/Alfred_Hitchcock/Steps/39-3.jpg

http://1.bp.blogspot.com/_X1-xFn8w-i0/R_FU1oXL-HI/AAAAAAAABQg/jgFDdLXUFQg/s400/39steps4.jpg

http://3.bp.blogspot.com/_f9pvdIisA48/TDlMY00gwaI/AAAAAAAAA7o/NE9CSlmhK6U/s1600/39Steps.Finger.jpg

http://www.biografiasyvidas.com/monografia/hitchcock/fotos/39_escalones.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario